Área de Terapias Energéticas

Regresiones

 

“La terapia regresiva es una técnica muy sencilla que se utiliza básicamente para el tratamiento de traumas, bloqueos y estados de limitación.”

Definición

Con la terapia regresiva se accede a la causa inicial, es decir, a la fuente de los problemas actuales, con el fin de reconocerla, experimentarla y comprenderla. De este modo, pueden erradicarse definitivamente sus repercusiones negativas tanto en el plano físico como emocional, mental, energético y espiritual.

A través de un trabajo realizado exclusivamente con el alma, el acceso a las experiencias traumáticas permite identificar y erradicar memorias y códigos erróneos, así como patrones negativos y limitantes que, generados en esta vida (incluso en la etapa prenatal y el nacimiento) o en vidas pasadas, interfieren en el bienestar del paciente a todos los niveles.

La terapia regresiva es un método holístico, dado que trabaja paralelamente con todos los aspectos de la persona, que va encaminado al desarrollo de la salud integral y que aporta una información realmente enriquecedora al contexto de la psicología académica actual.

El hecho de permitirse trabajar con todos los aspectos de su ser, produce en la persona una sensación de liberación muy agradable y una comprensión que va más allá del plano físico habitual, llevándole a observar su vida, y la vida en general, desde una perspectiva mucho más amplia y beneficiosa.

El hecho de tomar conciencia de la causa inicial del malestar, hace que afloren todas las pautas que se mantenían archivadas en el subconsciente y que derivan en conductas negativas y bloqueos limitantes. A partir de ahí, se comprende, pues, por qué nos pasa lo que nos pasa y, automáticamente, se produce un cambio sorprendente gracias a la liberación de una energía que permanecía estancada desde que tuvo lugar la experiencia inicial que causó el problema. Al reconocer la causa, se erradica el problema y se crea, a partir de ahí, un nuevo modelo de pensamiento, se generan nuevas emociones y se desarrollan, por tanto, otras conductas.

‎Todo ello tiene lugar de un modo relajado, sencillo, sin que la persona tenga que realizar ningún esfuerzo adicional o especial, simplemente tiene lugar porque se ha producido una comprensión. Se trata de una repercusión lógica, de una consecuencia implícita en el proceso, totalmente gratificante y positiva. Y al producirse la comprensión, tiene lugar, automáticamente, la sanación.

Sus aplicaciones

 

· Dolores

· Obesidad

· Asma

· Problemas de la piel

· Disfunciones sexuales

· Fobias

· Angustia

· Ansiedad

· Depresión

· Inseguridad

· Psicosis

· Obsesiones

Solicita más información