por José Toledano, osteópata

Mucha gente conoce como la Osteopatía es capaz de ayudar a las personas con problemas, dolores o disfunciones en estado agudo. El Osteópata, con sus conocimientos de Anatomía, Fisiología, Biomecánica o Neurología trata, dentro de sus posibilidades, la mejoría de estas disfunciones, o en caso de no estar dentro de su campo, deriva a otro terapeuta o al sanitario que crea que mejor puede ayudar. ¿Es entonces la Osteopatía una terapia simplemente para esos problemas agudos, o puede ayudarnos como método preventivo para evitarlos o minimizarlos?

Andrew Taylor Still, padre de la Osteopatía al ser el primero en ver el cuerpo humano como una sola unidad, donde la estructura (Anatomía) y la función (Fisiología) son interdependientes, se basó en 4 principios:

  • La ley de la arteria.
  • La estructura gobierna la función.
  • La unidad del hombre.
  • La Autocuración.

Los 4 principios de la Osteopatía son muy interesantes y dan para extensas explicaciones e interpretaciones, pero al hablar de la Osteopatía como herramienta preventiva, no podemos olvidar como Still habla de la autocuración del cuerpo. Still considera que el cuerpo humano es capaz de curarse por si solo de las disfunciones que sufre, solo algunas veces, cuando estas disfunciones se cronifican o tienen algunos factores de mantenimiento, factores que evitan esta autocuración, hace falta una ayuda, que es donde entra entre otras terapias la Osteopatía, dar una ayuda a ese cuerpo para que, tras esa ayuda, o esa liberación el cuerpo sea capaz de volver a auto curarse. Still no considera que la Osteopatía cure, sino que cree que se limita a dar esa ayuda para que el cuerpo se cure por sí mismo.

Teniendo en cuenta que el cuerpo es capaz de auto curarse siempre que no haya acumulo o cronicidad en las disfunciones o no haya factores de mantenimiento, ¿qué mejor que hacer que la Osteopatía actúe antes de esta cronicidad, reduzca los factores de mantenimiento o ayude a recuperar biomecánicas alteradas que nos llevarán a estos problemas.?

En resumen: La Osteopatía reactiva ( aquella que usamos en fase aguda o con un problema o dolor latente), es muy recomendada, pero la Osteopatía preventiva (aquella que trata la disfunción antes que genere un dolor o un colapso del sistema), va a ser incluso más efectiva, más duradera, y va a ayudar al usuario a reducir la necesidad de toma de analgésicos y las visitas de urgencia por dolores agudos.

Recuerda visitar a tu Osteópata de forma regular, cada cuerpo tiene unos hábitos y necesidades diferentes, pero 2 o 3 meses podría ser una buena frecuencia, y no esperes a necesitar una visita de urgencia. Hay que arreglar el tejado de tu casa cuando hace bueno, no cuando cuando llueve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *